Jackson Hole

chavezfierro.com-FED

Ubicado en el estado de Wyoming, la localidad de Jackson Hole se ha convertido desde 1982 en el escenario del congreso económico organizado por la Reserva Federal de Kansas City, que por aquel tiempo buscaba atraer a Paul Volcker, presidente de la FED y gran aficionado a la pesca de trucha. Desde entonces, cada año, importantes personajes de la economía mundial, como banqueros centrales, ministros de finanzas y académicos dictan conferencias en dicho evento. Se trata de una de las citas económicas más importantes del año ya que las discusiones sobre política monetaria ahí vertidas, en ocasiones son claves en los movimientos a mediano plazo en la política monetaria de las principales economías.

Los inversores buscaron en los discursos de los presidentes de los principales bancos centrales pistas sobre cuándo podría iniciar la retirada de estímulos por parte del Banco Central Europeo; o bien, cuando Mario Draghi, su presidente, decretaría la subida de tasas o si la Reserva Federal volverá a elevar el precio del dinero durante lo que queda de 2017.

Draghi afirmó en su discurso que el proteccionismo supondrá un riesgo importante para el crecimiento de la productividad y de la economía mundial. De igual forma, hizo una defensa de la Organización Mundial del Comercio indicando que el libre comercio y la cooperación global resultan esenciales para el desarrollo económico. El banquero italiano, concluyó que si bien nos encontramos en un escenario de recuperación global consolidada, se debe de mejorar la competitividad.

Por su parte, la presidenta de la Reserva Federal, Janet Yellen, no anticipó ninguna idea sobre cuándo la institución que encabeza podrá iniciar con la retirada de estímulos económicos. Se trata de la primera ocasión que Yellen participa en el evento en sus tres años como presidenta de la FED; y podrá ser el último, ya que su mandato concluye en febrero del próximo año.

Yellen, centró sus palabras en defender las reformas financieras que realizó Estados Unidos durante la crisis económica e hizo un llamado para realizar reformas “modestas” al sistema financiero que ya goza de una importante fortaleza.

El presidente del BCE compareció en el evento con los mercados europeos cerrados, pero sin dar ninguna pista sobre la política monetaria del Banco Central. Pero, parece claro que su programa de estímulos europeos estará vigente hasta diciembre de 2017 con compras mensuales por 60,000 millones de euros.

Por su parte Yellen no ofreció mayores indicadores. Lo anterior llevó a una apreciación del euro frente al dólar, con una depreciación del billete verde del 0.6% hasta los 1.186 dólares por cada euro. Lo anterior significa el nivel más alto para la moneda europea desde enero de 2015.

Bajo el título “Impulsando una economía dinámica global”, la conferencia de Jackson Hole llevaba implícita la intención de ambos banqueros centrales por luchar por sus propios intereses. Ambos buscan evitar que las monedas que regulan se encarezcan la una frente a la otra.

La política monetaria de uno y otro de los bancos centrales ha cobrado protagonismo en 2017. En ambos lados del Atlántico se considera que una divisa fuerte puede llegar a ser un problema al castigar el ingreso de las exportaciones que se haga desde cada región. Para ello, los principales bancos centrales pretenden devaluar su moneda o evitar su apreciación para no perder competitividad en el mercado.

El discurso de Yellen ayudó a la moneda mexicana a cerrar en su valor interbancario en 17.6280 pesos por cada dólar, nivel no visto desde pasado 21 de julio. La presidenta de la Reserva Federal no dio pistas sobre los pasos a seguir en la subida de tasas. Lo anterior, se interpreta como que la FED no tiene prisa por elevar el valor del dinero en Estados Unidos.

Correo electrónico: rodrigo@chavezfierro.com

www.chavezfierro.com

Miembro del Consejo Mexicano de Asuntos Internacionales (Comexi)

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*