Diagnóstico sobre la pobreza en el municipio de El Marqués, Qro.

chavezfierro.com-pobreza

Los indicadores de pobreza para el Estado y los municipios 2010 establecen que en El Marqués alrededor del 50% de su población viven en pobreza, el 9% en pobreza extrema y el 41% con pobreza moderada con promedios de carencias de 2.3 a 3.6 servicios, y la mayor parte de la población se concentra en zonas rurales, en alrededor del 87%.

De cada 100 habitantes del Municipio de El Marqués, 75 tienen derecho a servicios médicos de alguna institución pública y privada.

En el Municipio, el 58.9% las viviendas cuentan con servicios de agua entubada, en un 91.0% con drenaje, el 91.4% con servicio sanitario y el 97.3% con electricidad.

En el rubro de la salud, y partiendo de que la población total por Municipio según condición de derechohabiencia a servicios de salud al 12 de junio de 2010, se tiene que de 116,458 habitantes censados, alrededor del 25% no tienen cobertura médica social; el 75% tienen atención médica IMSS, ISSSTE, PEMEX, SEDENA ó SEMAR o Seguro popular, y el 0.50% no están especificados si tienen servicio médico

Evidentemente es necesario reforzar la cobertura de salud a la población ya que de acuerdo a los datos implica que 1 de 4 habitantes no tienen cobertura médica social, el personal médico es pobre por la densidad de solo E1 personal médico por cada 1,085 habitantes que solicita atención médica general para ser encauzada a la consulta especializada.

Como hemos mencionado en los anteriores análisis sobre la pobreza en los municipios de Corregidora y Querétaro, dentro de las principales carencias sociales destaca en primer lugar el acceso a la seguridad social, el cual es definido por la Cepal “como el conjunto de mecanismos diseñados para garantizar los medios de subsistencia de los individuos y sus familias ante eventualidades, como accidentes o enfermedades, o ante la vejez o el embarazo. El no tener acceso a los servicios de protección social vulnera la capacidad de los individuos para enfrentar contingencias fuera de control que pueden disminuir de modo significativo su nivel de vida y el de sus familias”.

En este sentido, el Coneval señala que “el indicador para medir el acceso a la seguridad social, toma en consideración los siguientes elementos:

– Que la población económicamente activa asalariada tenga todas y cada una de las siguientes prestaciones laborales:

  • Servicio médico en el IMSS, ISSSTE, ISSSTE estatal o PEMEX;
  • Sistema de Ahorro para el Retiro (SAR) o inscripción a una Administradora de Fondos para el Retiro (AFORE), e
  • Incapacidad laboral con goce de sueldo.

– Que la población trabajadora no asalariada o independiente tenga como prestación laboral o contratación voluntaria los siguientes dos beneficios:

  • Servicios médicos en el IMSS, ISSSTE, ISSSTE estatal o PEMEX, y
  • Disponga de SAR o inscripción a una AFORE.

-Que la persona reciba jubilación o pensión, independientemente de su edad.

-Que las personas de 65 años y más sean beneficiarias de algún programa de adultos mayores de transferencias monetarias”.

Por lo que ve a la carencia de servicios de salud, el Coneval indica “es un elemento primordial del nivel de vida que brinda los elementos necesarios para el adecuado funcionamiento físico y mental. Cuando las personas carecen de acceso a los servicios de salud, el costo de atención de una enfermedad o accidente puede vulnerar su integridad física y su  patrimonio familiar.

El artículo 4° de la Constitución establece que toda la población mexicana tiene derecho a la protección de la salud. En términos de la Ley General de Salud, este derecho constitucional se refiere al derecho de todos los mexicanos a ser incorporados al Sistema de Protección Social en Salud.

El indicador toma en consideración que las personas cuenten con adscripción o derecho a recibir servicios médicos de alguna de las siguientes instituciones:

  • Seguro Popular.
  • Servicios médicos del IMSS.
  • Servicios médicos del ISSSTE o ISSSTE estatal.
  • Servicios médicos de Pemex, Ejército, Marina u otra institución pública o privada.

Por tanto, la persona se considera como no carente sólo si cuenta con adscripción o derecho a recibir servicios de salud de alguna institución antes mencionada”.

Por lo que ve al rezago educativo, el Coneval advierte que “la educación es el principal medio para desarrollar y potenciar las habilidades, conocimientos y valores éticos de las personas. El no saber leer, escribir o realizar operaciones matemáticas básicas e, incluso, no tener el nivel de escolaridad básico, limita las perspectivas culturales y económicas de todo ser humano.

El indicador de rezago educativo toma en consideración los siguientes elementos:

  1. Que las personas de tres a quince años de edad asistan a un centro de educación básica o que hayan terminado la educación secundaria.
  2. Que las personas nacidas antes de 1982 cuenten al menos con primaria completa.
  3. Que las personas nacidas a partir de 1982 cuenten al menos con secundaria completa.

En síntesis, la persona se considera como no carente sólo si está en edad escolar y asiste a la escuela o si de acuerdo a su edad ha concluido la primaria o secundaria, según los criterios antes señalados”.

Fuente:

Plan Municipal de Desarrollo 2015-2018

¿Qué indicadores integran la medición de la pobreza en México?, Coneval

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*